idinteligencia

BLOG SOBRE INTELIGENCIA ECONÓMICA Y SU APLICACIÓN DIRECTA AL MARKETING ESTRATÉGICO Y OPERATIVO, A LA GESTIÓN DE MARCAS Y A LA GESTIÓN EMPRESARIAL Y TERRITORIAL EN SU CONJUNTO.

Economía colaborativa: sólo transparencia y eficiencia

Economía colaborativa: ni historia ni revolución. Sólo transparencia y eficiencia

noviembre 7th, 2014
The following two tabs change content below.
ID inteligencia
Empresa especializada en Inteligencia Económica y Competitiva, Inteligencia de Marca y Gestión de Riesgos reputacionales. Compuesta por profesionales con reconocida experiencia en cada uno de los servicios que esta empresa ofrece.

Consumo colaborativoÚltimamente se acumulan noticias, informes y comentarios sobre la “imparable economía colaborativa” y su profundo impacto en el mercado, tal y como como se viene entendiendo en la triunfante concepción neoliberal. Se afirma “el sentido de posesión ha sido inherente al ser humano; sin embargo, algo empieza a cambiar”[i]

Es cierto que este asunto está calando en la opinión pública y, en un reciente trabajo presentado por Barral y Moraño en base a una encuesta realizada a mediados de este año a 1.480 internautas españoles, se muestra cómo más del 18% ha oído hablar del término “economía colaborativa o consumo colaborativo”, y un 10,5% afirma saber lo que es.  Según los autores, los datos indican que el conocimiento y simpatía hacia la economía colaborativa avanza más rápido entre públicos mejor formados y con mayores ingresos, lo que parece cuestionar que estos sistemas sean una respuesta, al menos inicialmente, a las situaciones más precarias reltado de la crisis, así como que una tercera parte de la sociedad española se muestra favorable al crecimiento de este fenómeno “lo que significa un importante capital de atención disponible”.[ii]

Economía

Un nuevo actor competitivo en auge

La Unión Europea[iii] también se está preocupando por este tema, como refleja el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Consumo colaborativo o participativo: un modelo de sostenibilidad para el siglo XXI». En este Dictamen se pone de manifiesto que el progresivo agotamiento del sistema actual y su incapacidad para satisfacer las demandas individuales y colectivas de losHiperconsumo irresponsable ciudadanos hace conveniente la emergencia de alternativas que se adapten a las necesidades y retos que plantea un futuro tejido en redes digitales. Entiende que se trata de una herramienta de mercado complementaria, dados los excesos del hiperconsumo y que promueve valores cooperativos y el ejercicio de la solidaridad. Asimismo cita a la revista Forbes, que ha estimado recientemente que el flujo de ingresos a través del consumo colaborativo superará los 3,5 mil millones de dólares este año, con un crecimiento superior al 25%.

economía

El capital de reputación, el nuevo paradigma

El Comité señala que compartir recursos exige confianza y buena reputación, y por ello “la reputación cobra una especial trascendencia como catalizador de transformaciones de índole económica y social”. De hecho, ha llegado a estimarse que el «capital de reputación» podrá actuar como una segunda moneda, cuyo valor reside en una oferta de confianza. Se podría concretar que dicho capital de reputación se está erigiendo como la pieza crucial para la economía del siglo XXI, en la medida que significa proyectar el antiguo poder del «boca a oreja» en la capaEconomía colaborativacidad viral de una sociedad en red. Lo que sin duda hace absolutamente imprescindible una labor de asesoramiento y análisis de cuantos proyectos quieran adentrarse en estos nuevos territorios. Por último, el Comité solicita una estrategia europea para un desarrollo ordenado del consumo colaborativo o participativo.

Economía

Economía colaborativa, en el centro del debate económico

Esta “moderada” visión de las Instituciones Europeas, que entiende la economía colaborativa como una herramienta complementaria de la clásica economía de mercado, resulta superada por planteamientos que van desde su configuración como alternativa a la de mercado a visiones de enfrentamiento y nuevo poder.

De una parte, Jeremy Rifkin, en su libro La sCoste marginal ceroociedad de coste marginal cero (Paidós), prevé que en pocos años gran parte de la sociedad retomará antiguos modelos económicos de estructura comunal, revitalizados por la nueva realidad virtual, en los que costes de intermediación hayan desaparecido. En esta revolución económica, se produce un cambio de paradigma, en el que aparece un “proconsumidor” capaz de producir y consumir sus propios bienes, desarrollándose instrumentos como las impresoras 3D. Las nuevas generaciones se están acostumbrando a compartir viajes, hoteles, vivienda, vehículos, energía verde, comida, etc., lo que, en su opinión, determinará la pérdida del capitalismo como modelo hegemónico.

De otra, Toni Negri, representante del nuevo marxismo europeo, va más allá y considera que los mecanismos de producción cooperativa, suponen una reapropiación de los trabajadores del capital y una superación del individualismo posesivo y de la propiedad privada, fundamentos del neoliberalismo, lo que determinará la caída del sistema de dominio neoliberal, derrocado por la masa de ciudadanos interconectados y cooperativos.

Esta posición revolucionaria es criticada por Byung-Chun Han, calificándola de ingenua y alejada de la realidad. En su opinión, el sistema de dominación liberal ya no se basa en mecanismos represores que puedan combatirse en una lucha social, sino mediante procesos de estabilización basados en la seducción, en los que el trabajador oprimido se convierte en empresario, como empleador de sí mismo. Hoy no existe una masa revolucionaria identificable, sino una multitud sin sentido de comunidad y muy diversificada en sus intereses, que compiten todos contra todos. Su conclusión es que el propio comunismo se ha transformado en mercancía, en una sociedad en la que uno se hace amable para resultar mejor valorado, donde la revolución ya no es posible.

Recordemos que este planteamiento, en el que se afirma que el liberalismo político y económico, por unas u otras razones, ya no puede ser superado, y que fue tempranamente proclamado por Hegel en 1806, tras la batalla de Jena y el triunfo de los ideales de la Revolución Francesa, es el propuesto en el comentadísimo artículo de Francis Fukuyama, ¿El fin de la historia?, publicado con ocasión del final de la guerra fría y la caída del muro de Berlín, y que concluye con las siguientes frases:

El fin de la historia será un momento muy triste. La lucha por el reconocimiento, la voluntad de arriesgar la propia vida por una meta puramente abstracta, la lucha ideológica a escala mundial que exigía audacia, coraje, imaginación e idealismo, será reemplazada por el cálculo económico, la interminable resolución de problemas técnicos, la preocupación por el medio ambiente, y la satisfacción de las sofisticadas demandas de los consumidores. En el período poshistórico no habrá arte ni filosofía, sólo la perpetua conservación del museo de la historia humana. Lo que siento dentro de mí, y que veo en otros alrededor mío, es una fuerte nostalgia de la época en que existía la historia. Economía transparenteDicha nostalgia, en verdad, va a seguir alentando por algún tiempo la competencia y el conflicto, aun en el mundo poshistórico.”

Quizá la lucha que hoy parece percibirse será la de mantener nuestra identidad y privacidad en un mundo cada vez más “transparente” , donde ya no existan rincones a cubierto de la permanente vigilancia electrónica, como se contempla en uno de los últimos libros de Dave Eggers: The Circle[iv]

Economía

César López Hebrero

Analista de ID Inteligencia
cesarlopez@idinteligencia.com

Economía

[i] Miguel A. Garcia Vega. EL PAÍS 21.6.2014:
http://economia.elpais.com/economia/2014/06/20/actualidad/1403265872_316865.html [Fecha de consulta: 06.11.2014].
[ii] En el estudio se pone de manifiesto que de las tres empresas más emblemáticas BlaBlaCar es la más notoria, a gran distancia de las otras dos. La sigue Uber, una empresa con mucha menor implantación que BlaBlaCar en España pero que ha poblado portadas y titulares envuelta en polémica ante la oposición frontal de los taxistas europeos, lo que explica que alrededor de 3 millones de internautas españoles hoy sepan de su existencia. Una prueba de la sobre-notoriedad de Uber es que duplica el conocimiento de Airbnb, uno de los iconos de la economía colaborativa.
[iii] En nuestro País, el Congreso de los Diputados ha creado una Subcomisión de estudio sobre redes sociales, que deberá realizar su informe y conclusiones al final de este año.
[iv] Sobre el previsible conflicto entre el desarrollo de las nuevas tecnologías y el derecho a la intimidad, el Grupo de Trabajo del Artículo 29 (Grupo de autoridades europeas de protección de datos) aprobó el pasado 16 de septiembre de 2014,  el “Dictamen 8/2014 sobre la Reciente Evolución en la Internet de las Cosas” (Documento de Trabajo 223). El concepto de “Internet de las cosas” hace referencia a una infraestructura en la que miles de millones de sensores embebidos en dispositivos de uso cotidiano (“cosas” como tales o cosas vinculadas a otros objetos o personas) se han diseñado para registrar, procesar, almacenar y transferir datos y, dado que están asociados a identificadores únicos, interactúan con otros dispositivos o sistemas que utilizan las capacidades de la red.
 
 
email

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

idinteligencia

BLOG SOBRE INTELIGENCIA ECONÓMICA Y SU APLICACIÓN DIRECTA AL MARKETING ESTRATÉGICO Y OPERATIVO, A LA GESTIÓN DE MARCAS Y A LA GESTIÓN EMPRESARIAL Y TERRITORIAL EN SU CONJUNTO.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies